viernes, 6 de marzo de 2015

Cosmética natural y eco (I): libre de parabenos y siliconas.

Este es el primero de varios posts que escribiré sobre productos de higiene y cosmética natural y eco que llevo casi dos años usando. ¿Por qué estoy dejando los productos convencionales? Porque lo que está en juego es mi vida, y como para mejorar mi salud tenía que realizar cambios, incluí alejarme lo máximo posible de las sustancias tóxicas, además tras leer artículos y ver documentales no había dudas, aunque eliminarlos al 100% no sea posible. Empezamos.

Foto cortesía de Freedigitalphotos.net


La cosmética convencional está llena de  parabenos (METHYLPARABEN o E-218, ETHYLPARABEN  o E-214, PROPYLPARABEN o E-216, BUTYLPARABEN o E-209), parafinas (Paraffinum, Paraffinum liquidum, Petrolatum, Petroleum, Glicol Propileno, Vaselina, Aceite Mineral), ftalatos (Dietilexiloftalato o DEHP, Butilbenziftalato o BBP, Dibutilftalato o DBP, Butildecilftalato o BDP, Diunddecilftalato o DUP, etc.), formaldehído (3-Diol, 5-Bromo-5-Nitro1, 3-Dioxane, Methenamine, Sodium Hydroxymethylglycinate, DMDM Hydantoin, Quaternium-15, Onyxide 500, Dimethyl Oxazolidine, etc.), polietilenglicol (PEG + un número, Sufijo TH (como Steareth o Laureth), DEA, MEA, TEA, nitrosaminas, aluminio, dioxano, butil hidroxitolueno (BHT)  y  butil Hidroxy Anisol (BHA), benceno, tolueno, bronopol, y un larguísimo etc.

Cada vez son más los estudios y las voces de profesionales que denuncian el impacto en nuestra salud de esas sustancias o ingredientes tóxicos o peligrosos con los que nos invade la cosmética industrial. Os recomiendo que veáis estos dos documentales:  

1. La noche temática:

http://youtu.be/5BcchP5VJZQ

2. Documental emitido por la cadena pública alemana ARD en la que se ponen al descubierto los “trapos sucios” de la industria de la cosmética:

http://youtu.be/FNe46Wjl0oI


La cosmética natural, en un sentido estricto, únicamente usa ingredientes orgánicos o de cultivo biológico y se libera de las sustancias químicas más agresivas. Y la cosmética ecológica, cumple todo lo anterior y además se basa en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear productos químicos de síntesis u organismos genéticamente modificados. Aquí tenéis un reportaje muy ilustrativo sobre estos productos: