lunes, 8 de octubre de 2012

Diagnóstico Cáncer: Despedido/a

"Hay enfermos de cáncer que piden quimios que eviten la caída de pelo por miedo al despido". (Doctora Laura Vidal)


La despiden por tener cáncer
“Que Dios te perdone el alma porque no tienes corazón”, le dijo la joven Rosa María López le lanzó a su exjefe, David Castellano, cuando se enteró de que la había despedido por “tener cáncer”. Pide su readmisión, pero el empresario alega motivos económicos.

“Tengo que sacar fuerzas. Esto no lo hago por mí, sino por todos los que puedan estar en la misma situación. El cáncer ya es una enfermedad que cambia tu vida, pero te puede hundir ver que, además, te quedas también sin trabajo”, denuncia la joven.

Rosa María López explica que trabajaba en un pub cuando recibió una oferta para ser la encargada de otro local que estaba a punto de abrir sus puertas. Aceptó con ilusión y, el 10 de octubre de 2010, comenzó en su nuevo puesto. “Yo no me sentía enferma, pero me detectaron un bulto en el pecho. Al mes comencé a sentir dolores en el brazo y el médico me dio de baja. Era octubre del año pasado. Primero fue por tendinitis, pero como estaba a la espera de una biopsia, después se detectó el cáncer y me tuve que operar, de forma urgente, el 2 de diciembre”, asegura Rosa María López, que detalla que el 7 de febrero recibió una carta de despido por burofax y que la empresa no le quiso facilitar los certificados.
  “Me parece un trato discriminatorio e injusto. Estoy en tratamiento de quimioterapia, y después viene la radioterapia. No me puedo dejar llevar por la enfermedad. Tengo que ser fuerte y luchar no por mí, sino por todos los que vengan”, dice. Por eso, no hubo acuerdo en el acto de conciliación y ha denunciado su caso a la Inspección de Trabajo.  “Hablamos de un despido nulo y a mí me comenzó a dar ansiedad. Yo soy una persona alegre y optimista. Me siento muy arropada y en absoluto busco venganza, podría pedir daños y perjuicios y no lo hago. Solo quiero que esto sirva de ejemplo para otros y que no vuelva a pasar”, señala.

diariojaen.es / LR


Un joven en Gran Canaria despedido por tener cáncer

Alonso Viera, hoy de 29 años, a quien la empresa Aeromédica Canaria hace tres años puso en la calle por dos razones: una, por sufrir un cáncer (linfoma de Hodgkin) y dos, porque no era rentable en términos laborales.
«Es que yo estaba enfermo, luchando contra un cáncer, de baja…». Entre quimio y quimio «me botaron a la calle», dice el joven camillero.

Samuel recibió la carta de despido en su casa de San Roque (El Batán) en el 2005, justo cuando el proceso oncológico estaba siendo combatido con duras sesiones de quimioterapia. «Te voy a ser muy sincero», reconocía el chico, «pero el día que llegó el buro fax comunicándome el despido me volví loco, grité, lloré…y pensé quitarme la vida. Me sentía una mierda. Así de claro. Es que yo tenía 25 años, era feliz en mi trabajo de camillero y me cortaban las alas. Me hundí…». Samuel tenía además en ese momento un proyecto empresarial con su madre, que también fue frenado en seco porque su condición de despedido le convertía en un insolvente.

«Nadie sabe como he sufrido, nadie... bueno, si, mis padres, mi familia, mis amigos y poco más pero créeme me he bebido las lágrimas porque todo ha sido tan duro». En plena convalecencia Samuel se vio obligado a trabajar sirviendo copas en un bar nocturno, una actividad y un ambiente que no era la más aconsejable para su delicado estado de salud: «Pero es que tenía que trabajar porque en casa no somos ricos».

Los dictámenes favorables le han hecho bajar la cabeza a la empresa Aeromédica y desde enero del 2011 Samuel se ha incorporado a su trabajo de camillero una vez que ha sido resarcido en lo económico ya que la firma estaba obligada a pagarle el desfase entre el paro y su sueldo durante los años que ha permanecido inactivo así como reintegrarlo a su puesto de trabajo.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informamos que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero cuya titularidad es Lazos contra el cáncer.

El usuario al mandar su comentario, declara haber leído y aceptar sin condiciones la política de privacidad, que se encuentra en www.lazoscontraelcancer.com/p/politica-de-privacidad.html, lo que implica el consentimiento expreso e inequívoco a la transferencia que de sus datos personales se pudiese realizar a prestadores de servicios ubicados en los Estados Unidos (E.E.U.U.), y que quizás no alcancen el nivel adecuado de protección de datos según la normativa europea.