jueves, 14 de junio de 2012

Recetas saludables

Comenzamos en esta sección con la propuesta de recetas para que entre todas y todos preparemos platos saludables para nuestra salud, esperamos que os animéis a hacerlas en casa y subir fotografías al blog, también podéis enviarnos vuestras propuestas. 


Sorbete de plátano y fresa. 



Ingredientes

1 plátano mediano, 4 o 5 fresas.

Preparación

Tal como los ingredientes la preparación de este sorbete es muy sencilla, consiste en eliminar hojas, limpiar muy bien la fruta y lavarla para después cortarla en trozos regulares y colocarla en el congelador separando bien las pequeñas piezas de fruta entre sí. Dejamos allí por aproximadamente 2 horas y sacamos la fruta para colocarla en una batidora o procesadora.
Procesamos rápidamente hasta formar una crema con la fruta congelada y listo para consumir. Si la fruta no está muy sabrosa o nos apetece, podemos adicionar endulzante si calorías o azúcar. Se debe consumir en el momento.

Para comer

El sorbete de plátano y fresa es una manera diferente de consumir fruta, muy refrescante e ideal como postre o tentempié saludable, pues no usamos más que fruta para su elaboración ni descartamos su fibra o parte de su pulpa.
Es una receta muy sencilla que nos ofrece ante todo hidratos de carbono complejos y azúcares derivados de la fruta. Pero además, nos ofrece potasio, fibra, vitamina C y algunos otros micronutrientes en pequeñas proporciones como son fósforo, vitaminas del complejo B, calcio, carotenos y magnesio.
Es una preparación muy sencilla, pero sabrosa e ideal para esta época del año.
(Fuente: www.vitonica.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informamos que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero cuya titularidad es Lazos contra el cáncer.

El usuario al mandar su comentario, declara haber leído y aceptar sin condiciones la política de privacidad, que se encuentra en www.lazoscontraelcancer.com/p/politica-de-privacidad.html, lo que implica el consentimiento expreso e inequívoco a la transferencia que de sus datos personales se pudiese realizar a prestadores de servicios ubicados en los Estados Unidos (E.E.U.U.), y que quizás no alcancen el nivel adecuado de protección de datos según la normativa europea.