sábado, 31 de marzo de 2012

CORRE ¡Práctica running!



El running  es el deporte perfecto para quienes no soportan encerrarse en un gimnasio y que disfrutan del tiempo al aire libre. Además, esta actividad puedes hacerla a cualquier hora, según como tengas organizado tu día, y en cualquier lugar, sólo necesitas unas buenas zapatillas.
  
Razones para practicarlo:

 1. Es un buen ejercicio cardiovascular. Con el trote fortaleces tu corazón y evitas enfermedades cardíacas y vasculares.

 2. Es un excelente controlador del peso corporal. Al trotar trabajan todos los músculos del cuerpo, por lo que si quieres mejorar tu condición física, tu figura y mantenerte en tu peso ideal.

 3. El running es un deporte económico. La única inversión que deberás hacer es en unas buenas zapatillas para trotar .

 4. Mejora tu salud mental. Como todos los ejercicios, el running contribuye a tu salud mental, ya que te despejas de los problemas y la acción de las endorfinas genera una sensación placentera general, el buen humor asegurado. No es otra cosa que el perfecto equilibrio entre la mente y el cuerpo.

 5. Correr contribuye a regular tus sistemas internos. Tu digestión se hará más ordenada, tu metabolismo se agiliza, tu sueño será más reponedor y podrás controlar mejor tu apetito y tus horas de comida.

 6. Lo puedes hacer donde te apetezca: por el parque, por la playa, por la montaña o simplemente por las calles que bordean tu casa.

 7. El running tiene la ventaja de ser al aire libre, lo cual ayuda aún más a que te relajes y olvides de los problemas.

 8. Te hará sentir bien. Tu salud, tu autoestima y confianza se incrementaran con un entrenamiento regular.


Consejos para principiantes:

1. Calienta: conviene calentar los músculos de las piernas durante unos minutos, caminando de forma natural y subiendo las rodillas hasta la altura de la cintura, de forma progresiva. 

2. Ritmo: después de calentar, empezaremos a correr, siempre a un ritmo tranquilo, sin forzarnos ni queriendo ir más allá de nuestras posibilidades. Lo correcto es empezar con 2-3 días por semana, intercalando día de correr con día de descanso.

3. Tiempo: La duración de la sesión durante los primeros días debe ser moderada, ajustando siempre el esfuerzo a nuestra condición física. Podemos empezar con 15 ó 20 minutos a un ritmo en el que seamos capaces de hablar.

4. Respiración: mientras mantengamos un ritmo bajo podremos utilizar la nariz para inhalar oxígeno, pero a medida que lo incrementamos tendremos que emplear la boca para conseguir un mayor caudal de aire en nuestros pulmones.

5. Cuando nos cansemos y nos cueste continuar, nunca pararemos de golpe. Nuestro corazón puede resentirse si hacemos un cambio de ritmo tan brusco, y podemos llegar a marearnos. Por eso, siempre andaremos durante al menos dos o tres minutos antes de detenernos.

En caso de que aparezca el temido flato, reduciremos el ritmo hasta que desaparezca.  Una buena manera de aliviarlo es flexionar el tronco hacia delante y aplicar un masaje suave sobre la zona que nos duela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informamos que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero cuya titularidad es Lazos contra el cáncer.

El usuario al mandar su comentario, declara haber leído y aceptar sin condiciones la política de privacidad, que se encuentra en www.lazoscontraelcancer.com/p/politica-de-privacidad.html, lo que implica el consentimiento expreso e inequívoco a la transferencia que de sus datos personales se pudiese realizar a prestadores de servicios ubicados en los Estados Unidos (E.E.U.U.), y que quizás no alcancen el nivel adecuado de protección de datos según la normativa europea.