sábado, 10 de marzo de 2012

Casi el 80% de los pacientes oncológicos desarrolla hipertensión arterial

La administración de ciertas quimioterapias está relacionada con un aumento brusco de la presión arterial, lo que hace que cerca del 80 por ciento de los pacientes oncológicos desarrolle hipertensión arterial.

EFE - Viernes, 9 de Marzo de 2012

Así se ha puesto hoy de relieve en la 17ª Reunión de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial, según ha informado esta sociedad científica en un comunicado.
Según el doctor José Antonio García Donaire, especialista en nefrología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, el aumento de la presión arterial es uno de los efectos secundarios típicos de una amplia gama de agentes quimioterápicos, cuyos beneficios clínicos justifican su empleo.
La atención y seguimiento del paciente oncológico debe llevarse a cabo en equipos multidisciplinares, integrados por oncólogos y expertos en hipertensión, ya que el aumento de la presión arterial puede llegar a comprometer el seguimiento del tratamiento de quimioterapia y, al mismo tiempo, provocar graves daños renales y cardiovasculares.
En la mayoría de los casos, una vez finalizado el tratamiento oncológico, la hipertensión tiende a remitir, sobre todo en pacientes normotensos.
En la reunión se ha constatado también que el aumento de la esperanza de vida de los pacientes con VIH plantea un nuevo desafío en el abordaje de la hipertensión arterial.
En la actualidad, uno de cada cuatro infectados menor de 55 años es hipertenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le informamos que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero cuya titularidad es Lazos contra el cáncer.

El usuario al mandar su comentario, declara haber leído y aceptar sin condiciones la política de privacidad, que se encuentra en www.lazoscontraelcancer.com/p/politica-de-privacidad.html, lo que implica el consentimiento expreso e inequívoco a la transferencia que de sus datos personales se pudiese realizar a prestadores de servicios ubicados en los Estados Unidos (E.E.U.U.), y que quizás no alcancen el nivel adecuado de protección de datos según la normativa europea.