miércoles, 22 de febrero de 2012

Investigadoras de la UPV detectan compuestos cancerígenos en el aceite recalentado

Investigadoras de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han descubierto por primera vez en alimentos la presencia de determinados aldehídos sospechosos de estar detrás de enfermedades neurodegenerativas y algunos tipos de cáncer. Estos compuestos tóxicos aparecen en algunos aceites, como el de girasol, cuando se calientan a temperatura de fritura.

SINC 21 febrero 2012  09:35

“Se sabía que el aceite a temperatura de fritura emite aldehídos que contaminan la atmósfera y que se pueden inhalar, así que decidimos investigar si estos compuestos todavía permanecen en el aceite después de calentarlo y efectivamente, así es”, señala a SINC María Dolores Guillén, profesora del Departamento de Farmacia y Tecnología de los Alimentos de la UPV.
La investigadora es coautora de un trabajo que confirma la presencia simultánea en el aceite de fritura de varios aldehídos tóxicos del grupo de los ‘oxigenados α, β insaturados’, como el 4-hidroxi-[E]-2nonenal. Además, dos de ellos se describen por primera vez en alimentos (4-oxo-[E]-2-decenal y 4-oxo-[E]-2-undecenal).
Hasta ahora estas sustancias solo se habían citado en estudios biomédicos, donde se relaciona su existencia en el organismo con diversos tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer y el párkinson.
Los aldehídos tóxicos se generan como consecuencia de la degradación de los ácidos grasos del aceite y, aunque algunos son volátiles, otros permanecen en él después de la fritura. De esta forma se pueden incorporar a los alimentos cocinados. Como son compuestos muy reactivos pueden reaccionar con proteínas, hormonas y enzimas del organismo e impedir su buen funcionamiento.
La investigación, que publica la revista Food Chemistry, ha consistido en calentar a 190 ºC en una freidora industrial tres tipos de aceite: de oliva, girasol y lino. La operación se realizó durante 40 horas (8 horas al día) en los dos primeros y en 20 horas para el caso del aceite lino. Este último no se usa habitualmente para cocinar en occidente, pero se ha seleccionado por su alto contenido en grupos omega 3.
Más aldehídos tóxicos en el aceite de girasol
Tras aplicar técnicas de cromatografía de gases/espectrometría de masas y de resonancia magnética nuclear, los resultados revelan que los aceites de girasol y lino –especialmente el primero–, son los que generan más cantidad de aldehídos tóxicos y en menos tiempo. Estos aceites son ricos en ácidos grasos poliinsaturados (linoleico y linolénico).
Por el contrario, el aceite de oliva, que presenta mayor concentración de ácidos monoinsaturados (como el oleico), genera menos y más tarde estos compuestos nocivos.
En estudios anteriores, las mismas investigadoras encontraron que en los aceites sometidos a temperatura de fritura también se forman otras sustancias tóxicas, los alquibencenos (hidrocarburos aromáticos), y concluyeron que el aceite de oliva es el que menos cantidad genera entre los que ellas estudiaron.
La dosis hace el veneno
“No se trata de alarmar a la población, pero los datos son los que son y hay que tenerlos en cuenta”, subraya Guillén, que apunta la necesidad de seguir investigando para establecer unos límites claros sobre la peligrosidad de estos compuestos. “En algunas ocasiones la dosis hace el veneno”, recuerda la investigadora.
La normativa española que regula la calidad de los aceites y las grasas calentados establece un valor máximo del 25% para el contenido de componentes polares (productos de degradación que se originan durante la fritura). Sin embargo, según el nuevo estudio, antes de que algunos de los aceites analizados alcancen ese límite ya contienen “concentraciones significativas” de aldehídos tóxicos.
El trabajo cuantifica todos los aldehídos –no solo los nocivos– que aparecen durante la fritura. Además, sus autoras presentan un modelo que permite predecir cómo evolucionará en las mismas condiciones cualquier aceite hipotético del que se conozca su composición inicial de ácidos grasos.

martes, 21 de febrero de 2012

Ataque de un linfocito T a una célula cancerosa





Las imágenes las ha captado un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge y muestran a un leucocito T (la célula verde del vídeo) en plena batalla contra una célula peligrosa (en azul). Para ver el proceso con más detalle han acelerado el vídeo unas 92 veces.
Esa eficacia de nuestras propias células podría ser la clave para los próximos tratamientos oncológicos de nueva generación. Muchas de las nuevas terapias que hoy en día se están investigando en la lucha contra el cáncer se basan en conseguir conocer con detalle cómo funcionan nuestras propias células defensivas para poder activarlas, utilizarlas o mejorarlas.

lunes, 20 de febrero de 2012

Uno de cada tres pacientes con cáncer necesita atención psicológica para afrontar su enfermedad

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 30 por ciento de los pacientes de cáncer necesita atención psicológica, "puesto que el diagnóstico y los tratamientos son una fuente de estrés muy intenso", reconoce Marta de la Fuente, psicooncóloga del MD Anderson Cancer Center Madrid, centro que ha puesto en marcha un programa gratuito de Psicooncología para pacientes y familiares.


No obstante, esta experta ha precisado que "a todos los pacientes oncológicos les vendría bien un apoyo psicológico". "En un proceso oncológico, el tratamiento médico es muy importante, pero no se puede descuidar el día a día del paciente ni su calidad de vida", ha añadido.

Ante un diagnóstico de cáncer las reacciones más habituales van desde taquicardias, sudoración o dificultad para respirar hasta irritabilidad, aislamiento social, trastornos del sueño o abuso de sustancias. Además de miedo, rabia, incertidumbre, frustración, angustia o tristeza.

De esta manera, con el fin de atajar estas reacciones, el psicólogo ayuda al paciente a recuperar su equilibrio y a afrontar mejor su enfermedad. "Se trabaja desde la aceptación y la búsqueda de alternativas. El apoyo emocional se centra en el manejo y disminución de las emociones negativas a través de habilidades de comunicación y técnicas específicas", ha argumentado la psicooncóloga del MD Anderson Cancer Center Madrid.

En concreto, el programa de Psicooncología consiste en talleres de cocina, relajación, imagen corporal, risoterapia, autoestima y musicoterapia. Además de sesiones informativas sobre cómo vencer juntos al cáncer, la importancia de la dieta, el manejo del estrés o los cuidados de la boca
"Estos talleres pueden disminuir distintas emociones negativas como incertidumbre, indefensión, inseguridad, culpabilidad, vergüenza, injusticia. También ayudar a reducir preocupaciones relacionadas con la enfermedad, sus tratamientos y efectos secundarios", ha explicado esta experta.

Por último, la psicóloga ha resaltado el papel que juega la familia en el proceso oncológico. "Los tratamientos son largos y no solo sufren los pacientes, tenemos que hacer especial hincapié en los familiares y cuidadores, ya que ellos también precisan ayuda, información y asesoramiento para ser capaces de ayudar al paciente y, a su vez, poder manejar su propio estado emocional", ha concluido.

EJERCICIO FÍSICO Y CÁNCER

 (Fuente foto: Diario Médico)

Ejercicio físico durante los tratamientos

Sumar el ejercicio a la quimioterapia y a la radioterapia. Es un nuevo enfoque frente al cáncer, que cada vez gana más adeptos entre los profesionales sanitarios. Según un informe de la institución británica MacMillan Cancer Suport (bajo el título de "A moverse más"), basta con tan solo 150 minutos semanales para obtener beneficios.

Para llegar a estas conclusiones, se han revisado más de 60 estudios, se ha encuestado a 400 profesionales y se han analizado los resultados de un proyecto piloto en el que la práctica de deporte formó parte del tratamiento para el cáncer. Los resultados confirman que el ejercicio podría ser la "mejor medicina" para tratar la enfermedad, ya que el porcentaje de los beneficios son altos: en el tumor de mama, las probabilidades de morir por la enfermedad se reducen un 40%; en el de vejiga, un 50%; y en el carcinoma de próstata, un 30%.


También en las jornadas "Deporte y enfermedades oncológicas, una alianza en beneficio del paciente", organizadas en Madrid por la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid-Universidad Europea, los expertos españoles recalcaron la importancia de la actividad física frente al cáncer como método para mejorar de manera sustancial la calidad de vida.

Los beneficios para el enfermo oncológico son cuatro: mejora las defensas del organismo, contribuye a la recuperación y evita complicaciones clínicas colaterales; mejora la motivación personal y la autoestima; incrementa las relaciones sociales y la empatía; y aumenta el bienestar del afectado.

Además, cuando se lleva a cabo junto con quimioterapia o radioterapia (tratamientos invasivos), puede reducir algunos de los efectos secundarios, como fatiga, depresión, osteoporosis o enfermedad cardíaca. También se ha sugerido que disminuiría los coágulos sanguíneos y la pérdida de masa muscular propia de la inactividad física.

En resumen, con el ejercicio se pueden afrontar las alteraciones (físicas y psíquicas) asociadas a la enfermedad y a su tratamiento, y alcanzar un estado emocional positivo.


Ejercicio físico después de los tratamientos

También es una opción terapéutica para quienes han superado la enfermedad, porque podría reducir a la mitad las probabilidades de recurrencia.

Aproximadamente un 60% de las personas diagnosticadas de cáncer aumentan de peso debido a la quimioterapia y a los tratamientos hormonales. Mantener una vida activa y una alimentación saludable te pueden ayudar a recuperar el peso ideal.

Además, en la actualidad existen muchos estudios que demuestran que la realización diaria de ejercicio físico mejora la salud y la calidad de vida de las personas tratadas por cáncer, ya que permite reducir el cansancio, incrementar la fuerza muscular y además tienen efectos psicológicos positivos por que disminuye la ansiedad y la depresión.


Por tanto, no hay excusas, PONTE EN FORMA, solo/a o acompañado/a márcate unos objetivos y empieza a hacer ejercicio.


Desde aquí vamos a ir proponiéndote distintas actividades, para que comencéis a activaros, pero recordad antes de empezar a realizar cualquier ejercicio consultar con vuestro médico u oncólogo, para adaptarlo al estado físico en que os encontráis.







Caída del pelo: prótesis y complementos


Los tratamientos de quimioterapia son muy selectivos. No afectan a las células sanas de crecimiento lento, afectan a las células que crecen rápidamente, como las que forman las mucosas en la boca y en los intestinos, la piel, el pelo.... Por eso, la caída del pelo es uno de los efectos secundarios de la quimioterapia.

Durante el periodo de caída del cabello nuestra autoestima se ve afectada, por ello es importante hallar soluciones que nos ayuden a seguir adelante sin sufrir cambios traumáticos en nuestra imagen.

Hay multitud de empresas que venden prótesis capilares y tienen  las últimas novedades tanto en pelucas de cabello natural confeccionadas exclusivamente para ti (a partir de 600 €), como fibras tratadas de primera calidad que también puede ser fabricadas a medida (éstas más económicas), especialmente indicadas para solucionar la pérdida de cabello durante el tratamiento oncológico. Estos especialistas te ayudarán a elegir la peluca más adecuada, de pelo natural, fibra tratada o a escoger otras soluciones capilares; pudiendo optar por conservar mismo corte, color y/o mechas; además, suelen ofrecer servicio de mantenimiento de la prótesis capilar o peluca, así como seguimiento al retirar la misma -pudiendo elegir si quieres verte o no, pues cubren los espejos a petición del cliente- y diversos productos para el cuero cabelludo sensible, como champú suave o serum que además de nutrir el cuero cabelludo, calma la irritación y ayuda a la recuperación.


Algunas empresas a las que dirigirte:




No obstante, para quienes no quieran llevar una prótesis capilar, también existe  de un amplio surtido de complementos como: casquetes, gorros, pañuelos, sombreros, etc.

Adjuntamos fotos de algunos modelos de la nueva colección de Amoena 2012, que está especializada en productos para pacientes oncológicos:


 





 
 
Estos productos podéis encontrarlos en internet en:




También servirán pañuelos, gorros, etc... que podamos adquirir en tiendas no especializadas, iremos colgando fotos de los que más nos gusten y aconsejando formas de ponerlos. 


CAMINAR, un ejercicio al alcance de todos.

(Fuente Foto: Club de la Efectividad)


Es un ejercicio ideal, pues no requiere un esfuerzo extraordinario, puede hacerlo cualquier persona, adecuándolo a su propio ritmo y sin necesidad de un equipamiento especial.


Beneficios de la caminata

_Caminar mejora nuestro sistema circulatorio, ayudando al corazón a irrigar de mejor forma todas las partes del cuerpo.

_Mejora la eficacia del aparato cardíaco.

_Aumenta la capacidad pulmonar y respiratoria.

_Tonifica y fortalece los músculos.

_Corrige la postura y aumenta la flexibilidad.

_Al oxigenar la sangre, aumenta el número de glóbulos rojos.

_Favorece la relajación mental. 


CONSEJOS para comenzar a caminar:

_Es aconsejable caminar entre tres y cinco veces por semana (American College of Sport Medicin).

_Las caminatas no deben durar menos de 15 minutos y un máximo de 60 minutos.

_ Vestirse de forma adecuada: Es importante llevar ropa vistosa (y si caminas por la noche, ropa fluorescente tipo ciclista y ropa que le permite sudar. También es interesante vestirse en capas - una camiseta, un jersey, un impermeable.... Prendas que podrá quitar y llevar sin que resulten un estorbo. Y finalmente, si caminas durante el día es muy importante llevar un gorro para protegerse del sol.

_El calzado debe ser resistente y tener la suela en buenas condiciones para tener un apoyo firme y correcto.

_El ritmo de la caminata debe mantenerse constante.

_Caminar con flexibilidad: Unas zapatillas flexibles te ayudarán, pero aun así debes intentar dar pasos de forma relajada, uno tras otro, permitiendo un movimiento natural y flexible de los pies.

_Andar con la cabeza arriba: Una buena postura te permite respirar bien y mantener la línea corporal. La barbilla arriba, en paralelo al suelo y los ojos mirando unos 3 metros delante.

_No mantener los brazos quietos: Si dejas que los brazos cuelguen corres el peligro que de las manos y los brazos se hinchen y además funcionan como un freno. Los brazos deben estar en movimiento, constantemente, como un péndulo delante y detrás.

_Mover los brazos de forma correcta: Debes tener los codos cerca al cuerpo y mover los brazos hacia adelante y hacia atrás, pero sin cruzar la línea central del cuerpo y sin subirlos más arriba que su pecho.

_Caminar recto: Si se agacha hacia delante o atrás es posible que sufra una lesión de espalda o cuello. Caminar recto, con los hombros relajados, barbilla recta y paralela al suelo. Imagina que eres más alto de lo que realmente eres. Si le cuesta andar recto, intenta hacer unos ejercicios abdominales para fortalecer los músculos.

_Es aconsejable inhalar y exhalar durante el ejercicio.

_Beber agua: Es importantísimo beber agua antes, durante y después. Como pauta, bebe un vaso de agua 10 minutos antes de empezar a caminar, un vaso cada 20 minutos y al terminar, uno o dos vasos más.




sábado, 18 de febrero de 2012

Aspectos generales de la nutrición en el tratamiento del cáncer


La buena nutrición es importante para los pacientes de cáncer.

La nutrición es un proceso por el que el cuerpo incorpora los alimentos y los usa para crecer, mantenerse sano y reemplazar los tejidos. La buena nutrición es importante para la buena salud. El comer las clases correctas de alimentos antes, durante y después del tratamiento del cáncer puede ayudar al paciente a sentirse mejor y mantenerse fuerte. Una alimentación saludable incluye comer y beber una cantidad suficiente de alimentos y líquidos que contengan nutrientes importantes (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas y agua) que el cuerpo necesita.

Cuando el cuerpo no consigue o no puede absorber los nutrientes necesarios para la salud, padece una afección que se llama desnutrición o malnutrición.

Este sumario trata sobre la nutrición en los adultos con cáncer.


Los hábitos de alimentación sana son importantes durante el tratamiento del cáncer.

La terapia nutricional se usa para ayudar a los pacientes de cáncer a obtener los nutrientes que necesitan para mantener el peso corporal y la fuerza, mantener los tejidos del cuerpo sanos y luchar contra las infecciones. Los hábitos de alimentación que son buenos para los pacientes de cáncer pueden ser muy diferentes de las pautas habituales de alimentación saludable.

Los hábitos de alimentación sana y la buena nutrición pueden ayudar a los pacientes a soportar los efectos del cáncer y su tratamiento. Algunos tratamientos para el cáncer funcionan mejor cuando el paciente está bien nutrido y obtiene suficientes calorías y proteína de los alimentos. Los pacientes que están bien nutridos pueden tener un mejor pronóstico (probabilidad de recuperación) y calidad de vida.
El cáncer puede cambiar la manera en que el cuerpo utiliza los alimentos.

Algunos tumores elaboran sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo utiliza ciertos nutrientes. El uso que el cuerpo hace de las proteínas, los carbohidratos y las grasas se puede ver afectado, especialmente cuando se trata de tumores del estómago o los intestinos. Puede parecer que un paciente está comiendo lo suficiente, pero puede ocurrir que el cuerpo no pueda absorber todos los nutrientes de los alimentos.


El cáncer y los tratamientos del cáncer pueden afectar la nutrición.

Para muchos pacientes, los efectos del cáncer y su tratamiento hacen difícil gozar de una buena alimentación. Los tratamientos del cáncer que afectan la nutrición incluyen los siguientes procedimientos:
Cuando el tratamiento del cáncer afecta la cabeza, el cuello, el esófago, el estómago o los intestinos, es muy difícil obtener los nutrientes suficientes para mantenerse sano.

Los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento que pueden afectar la alimentación incluyen los siguientes problemas:
El cáncer y el tratamiento del cáncer pueden afectar el gusto, el olfato, el apetito y la capacidad de comer suficientes alimentos o absorber los nutrientes de los alimentos. Esto puede causar desnutrición (una afección causada por falta de nutrientes clave). La desnutrición puede causar en el paciente debilidad, cansancio e incapacidad de combatir las infecciones o superar el tratamiento del cáncer. La desnutrición puede empeorarse si el cáncer crece o se disemina. Comer demasiado pocas proteínas y calorías es un problema muy común de los pacientes de cáncer. Consumir suficientes proteínas y calorías es importante para curar, combatir infecciones y tener suficiente energía.


La anorexia y la caquexia son causas comunes de desnutrición en los pacientes de cáncer.

La anorexia (pérdida del apetito o del deseo de comer) es un síntoma común en las personas con cáncer. La anorexia se puede presentar temprano o tarde durante el curso de la enfermedad, si el cáncer crece o se disemina. Algunos pacientes ya sufren de anorexia cuando se les diagnostica el cáncer. Casi todos los pacientes de cáncer avanzado tendrán anorexia. La anorexia es la causa más común de desnutrición de los pacientes de cáncer.

La caquexia es una afección que se caracteriza por pérdida de apetito, pérdida de peso, pérdida de tejido muscular y debilidad general. Es común en los pacientes con tumores del pulmón, el páncreas y la parte superior del tubo gastrointestinal. Es importante observar y tratar la caquexia temprano durante el tratamiento del cáncer porque es muy difícil de corregir.

Los pacientes de cáncer pueden sufrir de anorexia y caquexia al mismo tiempo. La pérdida de peso puede obedecer al consumo de menos calorías, al uso de más calorías o a ambos.


Es importante tratar la pérdida de peso causada por el cáncer y su tratamiento.

Es importante el tratamiento temprano de los síntomas y los efectos secundarios que afectan la alimentación y causan pérdida de peso. Tanto la terapia nutricional como la medicina pueden ayudar al paciente a mantener un peso saludable. La medicina se puede usar para los siguientes aspectos:
  • Ayudar a aumentar el apetito.
  • Ayudar a digerir los alimentos.
  • Ayudar a que se contraigan los músculos del estómago y los intestinos (para mantener el movimiento de los alimentos).
  • Para prevenir y tratar las náuseas y los vómitos.
  • Para prevenir o tratar la diarrea.
  • Para prevenir o tratar el estreñimiento.
  • Para prevenir y tratar los problemas de la boca (como la boca seca, las infecciones, el dolor o las llagas).
  • Para prevenir o tratar el dolor.

Investigación

El ayuno, terapia prometedora contra el cáncer

Última actualización: Miércoles, 8 de febrero de 2012
Célula cancerosa dividiéndose
El ayuno priva a las células de nutrientes y esto promueve la muerte celular.

Los ciclos cortos de ayuno parecen funcionar tan bien como la quimioterapia para evitar el avance de los tumores cancerosos, afirman científicos en Estados Unidos.

Y combinado con la quimioterapia, el ayuno parece proteger contra los efectos secundarios del tratamiento.
Los investigadores de la Universidad del Sur de California que publican su estudio en Science Translational Medicine (Science, Medicina Traslacional) basaron este hallazgo en un descubrimiento previo llevado a cabo en una remota comunidad en Loja, Ecuador.

Los individuos de este pueblo están afectados por una forma de enanismo y parecen tener una inmunidad extraordinaria contra el cáncer y la diabetes.

Tras analizar las muestras de sangre de estos individuos, el profesor Valter Longo y su equipo descubrieron que la responsable de esta inmunidad era la deficiencia en la actividad de la hormona de crecimiento (GHR).

Y también observaron que los sujetos de Loja tenían niveles muy bajos de insulina y una baja resistencia a los factores de crecimiento insulínicos, o IGF-1, lo cual explicaría la ausencia de diabetes.

Ahora en la nueva investigación, el mismo equipo de científicos parece haber encontrado la forma de simular este efecto protector entre la población general afectada por el cáncer.

Falta de nutrientes

La clave, afirma el profesor Longo, está en privar a las células de sus nutrientes con el ayuno.
En experimentos con ratones, los investigadores encontraron que un ciclo de ayuno antes de la quimioterapia protegía a los animales contra los efectos secundarios tóxicos del tratamiento.

E incluso sin el tratamiento de quimioterapia, observaron que los ciclos de ayuno de dos días lograron detener la progresión de los tumores en varios tipos de cáncer.

Tal como explica a BBC Mundo el profesor Longo, "lo que pensamos que está protegiendo a la gente de Ecuador son los niveles sumamente bajos de GHR y IGF-1".

"Con el ayuno podemos reducir el IGF-1 y GHR de forma muy efectiva".

"La evidencia tanto en ratones como humanos indica que esta mutación protege de cáncer, aunque no necesariamente significa que ninguno de ellos desarrollará la enfermedad, pero si la desarrollan será a una tasa baja o mucho más baja".

En el nuevo estudio con ratones, dice el científico, "vimos que ciclos cortos de ayuno (de entre dos y cuatro días) fueron tan efectivos como la quimioterapia".

"Pero juntos, el ayuno y la quimioterapia, funcionaron mucho mejor que cada uno por separado".

Por ejemplo, agrega, en una forma de cáncer infantil altamente agresivo que ya se había extendido a otros órganos "los tratamientos juntos lograron curar entre 20 y 40% de los ratones".

"Con solo quimioterapia ninguno de los animales habría sobrevivido", agrega.

El científico cree que cuando las células se ven privadas de nutrientes y de factores de crecimiento intentan compensar esa falta consumiendo más energía, lo cual a su vez promueve un estrés oxidativo y la muerte celular.

Según Valter Longo , es "una cascada de eventos" que conduce a la creación de estas moléculas perjudiciales, las cuales destruyen el propio ADN de las células y esto causa su destrucción.

Los científicos están probando ahora esta combinación con humanos y los resultados preliminares muestran resultados positivos.

"Ya reunimos datos de 10 pacientes que indican que el ayuno los logró proteger de los efectos tóxicos de la quimioterapia", explica el investigador a BBC Mundo.

"Actualmente se están llevando a cabo tres ensayos clínicos para ver si los ciclos de ayuno pueden hacer más efectiva la quimioterapia, como lo demostramos con ratones en este estudio".

El científico subraya, sin embargo, que esta es sólo la primera etapa de la investigación y habrá que llevar a cabo más estudios antes de poder recomendar el ayuno como terapia.

Además, el científico advierte que el ayuno podría no ser seguro para todos los pacientes porque además de los riesgos asociados a la pérdida de peso, puede causar una baja en la presión arterial, dolores de cabeza y otros síntomas.

viernes, 17 de febrero de 2012

Autoestima e Imagen

Son muchos los cambios físicos a los que nos enfrentamos durante y después del tratamiento contra el cáncer, y éstos acaban afectando a nuestro estado de ánimo y autoestima. Por eso, en esta sección os indicamos algunas recomendaciones para adaptarse más fácilmente a los cambios físicos y prevenir que repercutan negativamente en nosotros.




Vida Sana

En esta sección recomendaremos hábitos de vida saludables más alla de la nutrición.

Hablemos de cáncer

 

Definición de cáncer

 

Cáncer es un término que se usa para enfermedades en las que células anormales se dividen sin control y pueden invadir otros tejidos. Las células cancerosas pueden diseminarse a otras partes del cuerpo por el sistema sanguíneo y por el sistema linfático.

El cáncer no es solo una enfermedad sino muchas enfermedades. Hay más de 100 diferentes tipos de cáncer. La mayoría de los cánceres toman el nombre del órgano o de las células en donde empiezan; por ejemplo, el cáncer que empieza en el colon se llama cáncer de colon; el cáncer que empieza en las células basales de la piel se llama carcinoma de células basales.

Los tipos de cáncer se pueden agrupar en categorías más amplias. Las categorías principales de cáncer son:
  • Carcinoma: cáncer que empieza en la piel o en tejidos que revisten o cubren los órganos internos.
  • Sarcoma: cáncer que empieza en hueso, en cartílago, grasa, músculo, vasos sanguíneos u otro tejido conjuntivo o de sostén.
  • Leucemia: cáncer que empieza en el tejido en el que se forma la sangre, como la médula ósea, y causa que se produzcan grandes cantidades de células sanguíneas anormales y que entren en la sangre.
  • Linfoma y mieloma: cánceres que empiezan en las células del sistema inmunitario.
  • Cánceres del sistema nervioso central: cánceres que empiezan en los tejidos del cerebro y de la médula espinal. 
(Para definiciones de otros términos relacionados con el cáncer, vea el Diccionario de cáncer del Instituto Nacional del Cáncer).

Origen del cáncer

 

Todos los cánceres empiezan en las células, unidades básicas de vida del cuerpo. Para entender lo que es el cáncer, ayuda saber lo que sucede cuando las células normales se hacen cancerosas.

El cuerpo está formado de muchos tipos de células. Estas células crecen y se dividen en una forma controlada para producir más células según sean necesarias para mantener sano el cuerpo. Cuando las células envejecen o se dañan, mueren y son reemplazadas por células nuevas.

Sin embargo, algunas veces este proceso ordenado se descontrola. El material genético (ADN) de una célula puede dañarse o alterarse, lo cual produce mutaciones (cambios) que afectan el crecimiento y la división normales de las células. Cuando esto sucede, las células no mueren cuando deberían morir y células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita. Las células que sobran forman una masa de tejido que es lo que se llama tumor.

Imagen titulada Pérdida del control del crecimiento normal. La imagen muestra la división de una célula normal y el suicidio celular normal, o apoptosis, de una célula dañada. También muestra la división de una célula cancerosa, a través de varias etapas de mutación, que termina en un crecimiento sin control.
(Imagen tomada de la serie Entendiendo al cáncer y temas relacionados).

No todos los tumores son cancerosos; puede haber tumores benignos y tumores malignos.
  • Los tumores benignos no son cancerosos. Pueden extirparse y, en la mayoría de los casos, no vuelven a  aparecer. Las células de los tumores benignos no se diseminan a otras partes del cuerpo.
  • Los tumores malignos son cancerosos. Las células de estos tumores pueden invadir tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo. Cuando el cáncer se disemina de una parte del cuerpo a otra, esto se llama metástasis.
Algunos cánceres no forman tumores. Por ejemplo, la leucemia es un cáncer de la médula ósea y de la sangre.

Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, en inglés)

Nutrición

La nutrición es uno de los aspectos más importantes de los enfermos oncológicos, tanto por su incidencia como por significado, es necesario comer de forma variada combinando todo tipo de alimentación. 

Por eso, en esta sección todas las semanas hablaremos sobre la importancia de la alimentación en los enfermos oncológicos, y publicaremos recetas preparadas por nuestros Nutricionistas.

Os invitamos a que, si os gusta la cocina y tieneis tiempo, realiceis las recetas propuestas y publiquéis las fotos.